Mantener la pasión en la pareja

Ideas para mantener viva la pasión

Para evitar que la monotonía se instale en tu vida sexual y afectiva, tienes que valerte de la imaginación y acostumbrarte a sorprender a tu pareja sin un motivo especial. Olvídate de reservar el sexo para los fines de semana y de limitarte a la cama…

Aquí tienes nueve ideas para usar con moderación (para que no pierdan efectividad) que te permitirán mantener vivos el deseo y la pasión. No dudes en recurrir a ellas si ves que la cosa decae.

9 recursos femeninos para mantener la pasión

  1. Cómprate lencería sexy y atrevida. Lo que lleves debajo de la ropa puede disparar el deseo sexual de tu pareja (si tu ropa interior se parece a la de su abuela le matarás la libido). Invítale a desnudarte y a redescubrir tu cuerpo renovando tu lencería. Sé coqueta y muéstrale un poquito (un tirante, un encaje…) cuando estéis en un lugar público para que se le pongan los dientes largos. Sorpréndele algún día con algún conjunto más picante.
  2. Utiliza juguetes sexuales: para que los preliminares sean más excitantes y el deseo de tu pareja aumente puedes utilizar algún juguete erótico. No tienes por qué ir a un sex-shop, con ayuda de vuestra imaginación puedes darle un toque morboso a cualquier cosa o inventar juegos sensuales.
  3. Varía tus prácticas amorosas: no te pongas límites. Si estás a gusto con tu pareja y casi siempre hacéis lo mismo en materia sexual, es el momento de saltarse las barreras y olvidar los prejuicios: nuevas posturas, situaciones, masturbación, sexo oral o anal, tantrismo…
  4. ¡Sal del dormitorio! Fuérzate, al menos una vez al mes, a hacer el amor en un lugar insólito. Para que no sea demasiado violento, comienza cambiando la cama por la mesa de la cocina, luego pasa al ascensor, al probador de una tienda, el gimnasio, el campo…
  5. Crea ambientes sensuales y eróticos: el escenario influye mucho en el deseo sexual. Juega con esencias y luces: velas, incienso, luz difusa… todo ello incita a la sensualidad. Id más allá y deteneos más en el placer de las caricias para alargar el acto sexual.
  6. “Juega a las películas”: pero esta vez no se trata de adivinar el título sino de reproducir con tu pareja las escenas eróticas. ¡Seguro que acabáis a cien!
  7. Dale un masaje relajante y erótico: sobre todo si está cansado o estresado, dile que se tumbe y dale un masaje relajante. Cuando hayas conseguido este objetivo, extiende el masaje al resto de su cuerpo de forma más sensual.
  8. Prueba nuevas posturas: cómprate el Kama-Sutra, visita páginas webs eróticas, cómprate algún libro sobre sexualidad o, simplemente, ensaya con tu pareja nuevas posturas para hacer el amor.
  9. Poned en práctica vuestras fantasías: para no caer en la monotonía el sexo requiere grandes dosis de imaginación. Inventa escenarios, historias, jugad a ‘médicos y enfermeras’, poned en práctica algunas de vuestras fantasías; átale a la cama, juega a ser su esclava…

Hasta aquí las 9 ideas, la décima la pones tú… Tal vez consigas ponerte bajo presión sensual en pareja y volverlo loco de pasión. Ya me cuentas… ¡Si se puede contar! 😉

Estándar
¿Pareja en actividad?

Los españoles, por debajo de la media en materia sexual

Una empresa de preservativos acaba de realizar un estudio en 27 países sobre vida sexual y promiscuidad. El resultado derriba algunos mitos para los españoles: ni hacemos tanto el amor ni somos tan promiscuos como el resto de los europeos.

Perro ladrador, poco mordedor. Este refrán podría muy bien aplicarse a los españoles de a pie. Parece ser que hacemos el amor 90 veces al año, total, cada cuatro días, lo que deja por los suelos el mito del macho ibérico. Los italianos, tomados también como otro de los pueblos más ardientes, tampoco deja el pabellón muy alto: 84 veces al año.

Los países más ardientes

Los franceses sin embargo sí responden a aquello del país del amor y se se sitúan en el tercer puesto del ránking con 121 veces al año y con una tasa de 16,7 parejas diferentes durante la vida sexual.

En segundo lugar se colocan los rusos, con 122 veces al año. Pero…¿quién se lleva la palma de superpotencia del sexo? Pues nada más y nada menos que los norteamericanos que “lo hacen”, 132 veces al año y tienen una media de 11,8 parejas a lo largo de su vida. Y es que las apariencias engañan (casi siempre).

El cuarto puesto lo ocupan los griegos, que practican el sexo 115 veces al año, seguidos de los británicos, con una media de 109 veces.

Los japoneses ganan abrumadoramente en eso de la falta de libido, que debe ser mucha, puesto que tan sólo se acuestan con sus parejas 37 veces al año, es decir, poco más de 2 veces al mes.

¿Cuándo empezamos a “hacerlo”?

El comienzo de la actividad sexual se sitúa, como media en los países analizados, en los 18,1 años. También aquí los norteamericanos son los primeros, ya que comienzan a los 16,4 años, mientras que los chinos son los últimos y no se estrenan hasta que tienen 22 años. En España, los jóvenes se inician en el sexo entre los 17 y los 18 años.

El matrimonio baja la libido

Las parejas que viven juntas son mucho más activas sexualmente, con 146 sesiones de sexo al año. Los casados son mucho menos entusiastas con esto del sexo y lo practican 98 veces al año. Los solteros, si tienen suerte, pueden llegar a los 49 revolcones. ¡Estamos bajo presión sensual en pareja, hasta llegar al matrimonio! 😉

El sondeo también indica que 61 por ciento de las personas entre los 16 y 20 años y 52 por ciento entre los 21 y 24 prefirieron condones como anticonceptivo. Un 13 por ciento de los entrevistados dijo no haber usado ningún tipo de anticonceptivo, mientras que ocho por ciento dice que recurre a métodos anticonceptivos naturales.

Esta noticia fue publicada originalmente en Terra en el año 2000.

Estándar
Presión sensual en pareja...

Bajo presión sensual en pareja

Si te llevas a la cama las tensiones del día, tu vida sexual se va a resentir. Te contamos los trucos para recuperar tu vida sexual y regresar al podio.

Las preocupaciones, la tensión o la depresión son algunos de los factores que más daño pueden hacer a nuestra energía sexual. Son el punto de partida de un problema en una relación que entre en una espiral de ansiedad en lo que al sexo se refiere. Cada día se ven más obtáculos para empezar, cada día se va más lejos el placer y al final creamos un círculo vicioso del que nos parece imposible salir.

Sin embargo, hay trucos muy sencillos que pueden ayudarte a conseguir que el estrés no impida que sigas consiguiendo medalla de oro en tu relación sexual. Te recomendaré que organizes una noche sensual con tu pareja y voy a darte algunos trucos, puedes ver algunos más en http://blogs.diariosur.es/musicaparados/2014/08/21/organiza-una-noche-sensual-con-tu-pareja/. ¿Vamos a encender la pasión de la pareja esta noche? ¿Que no tienes pareja? No te apures, pronto vas a encontrar pareja. ¡Toma nota!

La solución está en tus manos

Lo más importante es conseguir tiempo para disfrutar de tu pareja. Haceros masajes mutuamente es una de las formas más eficaces de recuperar poco a poco la confianza e impedir que tu mente (afectada por tensiones y preocupaciones) se bloquee y te aleje del placer sexual. Cuida el entorno en el que se realiza este masaje: recuerda cuál es su música favorita y vigila el tema de la iluminación (mejor una luz ténue ¿por qué no velas?). Recuerda que la relajación es un requisito imprescindible para la sexualidad. Primero retira la ropa interior y después, estos serían algunos de los movimientos de un buen masaje sensual:

  • Tu pareja está tumbada boca abajo. Coloca las manos a ambos lados de la columna, sin llegar a tocarla, y deslízalas hacia abajo y hacia los costados por toda la espalda y luego vuelve a subir.
  • También con tu pareja de espaldas, realiza un masaje enérgico y circular sobre las nalgas.
  • ¿Por qué no conviertirte en una gatita para tu pareja? Te colocas de rodillas a su lado y vas deslizando las manos por el centro de la espalda, una detrás de la otra, como si acariciaras a un gato.
  • Usando un poco más de aceite de lo habitual para que las manos deslicen con facilidad, trabaja la parte posterior de las piernas, deslizando una mano tras la otra.
  • En esta ocasión tu pareja está tumbada boca arriba. Vamos a masajear la parte anterior de las piernas, del tobillo a la rodilla. Luego continuaremos de la rodilla hasta el muslo.

La infusión más sexy

La falta de energía o un desequilibrio hormonal pueden ser factores que perjudiquen notablemente tu actividad sexual. Las plantas medicinales pueden ser de gran ayuda para revitalizar la libido. Por ejemplo, la damiana estimula el sistema nervioso y hormonal, la avena y el jengibre son estimulantes y la verbena alivia la tensión y el estrés.

Los aceites aquí sí son esenciales

Cuidar los detalles es una de las claves de una buena relación sexual y un buen detalle son los aceites esenciales que contribuyen a crear un ambiente propicio. Puedes realizar tu propia mezcla de aceites esenciales y añadirla a un aceite base de masaje (el más indicado es el de almendreas dulces) o quemar la mezcla en un vaporizador para llenar toda la habitación de un aroma sensual. Si no tienes experiencia en el campo de los aceites esenciales te recomendamos dos mezclas: 5 gotas de rosa y 5 gotas de sándalo o 5 gotas de jazmín y 5 gotas de ylang-ylang.

Estándar